Diénabou Baldé: “Da un paso adelante y marca la diferencia”

Publicado: 1 de diciembre, 2021

Después de casi 3 años, tengo la gran suerte de volver a visitar nuestra región socia en Senegal. Me gusta mucho poder volver a encontrarme con mis colegas y socias/os cara a cara. Además, ya he visitado muchos proyectos de nuestras organizaciones socias y tuve conversaciones muy interesantes. Una de ellas quería compartirla con vosotras/os. Hablé con Diénabou Baldé de nuestra organización socia OFAD sobre su trabajo, los mayores retos para las mujeres de la región, las estrategias para superarlos e incluso pude escuchar algunas historias de éxito muy emocionantes y su visión positiva del futuro. Siga leyendo para saber más.

¿Cuánto tiempo llevas trabajando con OFAD?

Comencé con una pasantia (animadora – trabajadora de campo) en febrero de 2018 hasta 2019, luego trabajé como asistente de Monitoreo y Evaluación en 2020 y fui designada como Punto Focal de Género a partir de 2021.

¿Puede hablarnos un poco de su función, de su cargo?

Ahora trabajo a tiempo completo como Punto Focal de Género en todos los proyectos de OFAD. Aspiro a garantizar que la igualdad de género se tenga en cuenta en todos los proyectos, desde la planificación hasta la ejecución y evaluación de los mismos. También quiero asegurarme de que no se descuida el género dentro de nuestra organización y, por tanto, abogar por las mujeres. El lenguaje sensible al género es una preocupación importante para mí: productor y productora, por ejemplo, y también se me consulta cuando se contrata nuevo personal para prestar atención a la igualdad de género. Además, llevo a cabo capacitaciones con grupos objetivo sobre la igualdad de género, el liderazgo de las mujeres y el papel de las mujeres en la comunidad, las organizaciones de base.

¿Cuáles son los mayores retos que enfrentan las mujeres de la región de Kolda?

La opresión y la dependencia son grandes retos. Las mujeres son muy dependientes de los hombres (marido, padre, cabeza de familia, etc.), no pueden hacer ninguna actividad sin pedir permiso a su marido, a veces ni siquiera se les permite salir de casa sin su permiso.

Por ejemplo, entre la etnia Mandinga, un proverbio dice: el hombre tiene las llaves al paraíso de la mujer, o entre los Pheul, un viejo proverbio dice: si quieres que tus hijos sean bendecidos, debes ser sumisa a tu marido.

Entre los Mandinga, las mujeres trabajan mucho, lo hacen todo en el hogar, se ocupan de las/los niñas/os y trabajan aparte. Piensan que deben complacer siempre a sus maridos para que el marido no esté insatisfecho en ningún aspecto, de lo contrario la mujer no entrará en el paraíso.

Otro problema es la violencia de género, las prácticas nocivas como la mutilación genital femenina (MGF), el matrimonio infantil, pero también la violencia contra las mujeres en nuestra región de Senegal.

¿Qué enfoques o estrategias está aplicando OFAD para lograr una mayor justicia de género, el empoderamiento de las mujeres y medidas contra la violencia de género?

Mucho trabajo de sensibilización, también trabajo de teatro, elaboración de sketches de sensibilización – especialmente con marabouts, líderes religiosos, circuncisoras, griots, jefes de aldea, etc. Al principio no fue fácil, muchas personas insisten en los viejos modelos y prácticas. Pero al explicar los efectos de las prácticas nocivas, sobre todo en la salud (como en el caso de la MGF), los esfuerzos de concienciación han logrado una mayor comprensión.

A una de las representaciones teatrales asistió una circuncidadora que rompió a llorar porque, gracias a la obra, comprendió que la muerte de una de sus nietas había sido causada por una circuncisión previa. Hasta entonces, ella no lo sabía. Desde ese día no ha vuelto a realizar ninguna circuncisión.

Otro punto importante es la autonomización de las mujeres a través de actividades económicas, iniciativas como el apoyo a las mujeres para que produzcan jabones locales, el contacto con comerciantes para que compren la materia prima para la producción de jabón. Pero, sobre todo, es esencial el trabajo de defensa con los hombres, pero también con los representantes de la comunidad, para el acceso y el control de la tierra para las mujeres, así como para los insumos agrícolas.

El acceso a la tierra para las mujeres está mejorando, a menudo consiguen un cuarto o media hectárea, pero el control es muy difícil. Sigue siendo el cabeza de familia quien decide lo que ocurre con la tierra. Si se necesita para otra cosa, las mujeres ya no pueden trabajarla.

Las mujeres cultivan principalmente arroz para su propio consumo. Sin embargo, el arrozal no se considera parte de la tierra familiar, y se da prioridad al cultivo de los campos de maíz, mijo y otros cereales con las herramientas disponibles. En general, sin embargo, no hay muchas herramientas disponibles para la agricultura familiar en las aldeas donde opera OFAD.

Gracias al empoderamiento económico de las mujeres, éstas también tienen más voz y participan más a menudo en la toma de decisiones.

¿Existen casos de éxito en este ámbito?

Ya se pueden ver los cambios en Kolda. Un ejemplo es mi propio caso. De pequeña hacía todo lo que hacen los chicos: jugar al fútbol, montar en bicicleta, montar a caballo y mis familiares siempre decían que nunca encontraría marido.

Ahora, sin embargo, las y los familiares dicen que soy un buen ejemplo y que sus hijas y nietas deberían seguir mi ejemplo. Me fui a Dakar a estudiar, tengo un marido y dos hijos, trabajo en OFAD y mi marido me apoya. Nunca me ha dicho nada cuando asisto a los cursos de capacitación durante 3 días y mientras tanto él cuida de los niños y se ocupa de la casa. En nuestro matrimonio compartimos las tareas, también en el hogar y la crianza de los niños. Él es profesor.

También me presento a las próximas elecciones locales y soy la primera de la lista. Me gustaría poder opinar sobre el uso de nuestro dinero de impuestos y, sobre todo, contribuir a las necesidades de las mujeres y las niñas. Porque si sólo votan los hombres y las mujeres que no saben leer ni escribir, nada cambiará para las mujeres. Creo que tengo un efecto de modelo para las mujeres y las niñas de la región.

¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo?

Lo que me gusta de mi trabajo es experimentar y ver el desarrollo con las mujeres y los hombres, con las comunidades juntas. Me encanta cuando las mujeres y los hombres dan un paso adelante y marcan la diferencia.

¿Tienes una visión?

Una sociedad autónoma y con aspiraciones, especialmente las comunidades locales y los pueblos. Sería importante crear más puestos de trabajo para las mujeres, ya que éstas pueden hacer todo lo que los hombres pueden hacer, pero ocupan muy pocos puestos de dirección o gestión en los organismos gubernamentales. Esto debería cambiar, porque cuando las mujeres ocupan puestos de dirección, pueden también empoderar y defender a otras mujeres.

Jasmin Thomas

Jasmin Thomas

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

apoyado por