La seguridad primero – como medidas de seguridad impactan la vida cotidiana en El Salvador

Publicado: 8 de julio, 2019

Las medidas de seguridad. Al fin he elegido este término para el título de esta entrada. Había varios otros en mi mente como violencia, tasa de homicidios, delitos de pandillas – los cuales son básicamente los problemas más grandes de este país y la razón principal por la que las personas de El Salvador asumen el alto riesgo de migrar. En la mayoría de los casos migran dentro del país o a EE.UU. Dado que tengo que lidiar con las medidas de seguridad cada día, he elegido este término.

La causa fundamental de ello es la violencia, pero tampoco es así que presencio un homicidio, una violación, un secuestro o una extorsión todos los días. Aunque claro que son cosas que pasan a diario aquí. El Salvador está entre los Top5 países más violentos que no son de guerra a nivel global. Las personas más afectadas son aquellas que menos se pueden proteger a si mismas y que no tienen ni ningún poder ni medidas para alcanzar justicia en lo que les ha o les está pasando. El objetivo de esta entrada es proporcionar información de cómo las personas de El Salvador manejan estos temas a diario, cómo afecta el trabajo, sus relaciones y cuáles son algunas de las estrategias de autoayuda.

Apaneca Día y Noche

La violencia aparece de diferentes maneras en cada barrio o rincón en El Salvador. Solo porque una calle parece segura, no quiere decir que la otra lo es también. Por eso solo puedo compartir mis propias observaciones de Apaneca, donde estoy viviendo con mi pareja. Apaneca es un municipio tranquilo y pequeño a 1500 metros de altura entre plantas de café, volcanes y montañas. Hay muchos turistas visitando por el clima amable y fresco y porque se puede caminar tranquilamente y sin miedo por las calles principales llenas de vida. Durante el día parece que no hay un lugar más tranquilo que Apaneca. Pero entre 9 y 10pm esto cambia. A esta hora ya no deberías estar en la calle. Tampoco vas a querer estar ahí, porque no habrá nadie más afuera. Todos los sitios de comida y las pupuserias (que venden tortillas con frijoles, queso etc.) ya están cerrados a esta hora y a parte de algunas iglesias pentecostales que persiguen el espiritu santo con sus sistemas de sonido, no hay ningún sonido por allá. El último bus sale a las 6.30pm.

Pandillas de jóvenes en El Salvador

Saliendo un poco de las calles principales de Apaneca a las zonas más rurales, los Maras o las pandillas de jóvenes ganan fuerza y poder. Las peores áreas y las más violentas en El Salvador están marcadas por las fronteras de los territorios de dos pandillas oponentes. Actualmente solo hay una pandilla de jóvenes presente en Apaneca. Por lo tanto por ahora es un poco más seguro porque no hay batallas entre las pandillas. Sin embargo se extorsionan de manera frecuente supermercados o pequeños negocios y las personas se ven obligadas a adaptarse a ello y aceptarlo. Los secuestros también son una manera muy común para los Maras de llegar a dinero. Una mujer de Ahuachapan me contó que su hija había sido secuestrada y forzada a entregar drogas hasta que pudieran pagar por su liberación. La familia no tenía mucho dinero, pero se lo prestaron de familiares y amigos. Otra vez las personas con bajos ingresos son las que más sufren de la violencia.

Protegiendo a Niñas, Niños y Jóvenes

Estos acontecimientos resultan en que los padres se esfuerzan mucho en proteger a sus hijas e hijos y asumen una presencia o un protagonismo mucho más fuerte en la vida de sus hijas e hijos de lo que la gente en Austria está acostumbrada por ejemplo. Puesto que estoy trabajando con grupos de jóvenes, he estado muy sorprendida al principio de que es muy común que los padres acompañan a las y los adolescentes a eventos o encuentros de jóvenes. Además antes de planear un evento o un paseo a otro lugar en El Salvador, es muy importante organizar un encuentro con los padres para responder a todas sus preguntas y – si es necesario – invitarlos a unirse a los paseos. La integración de padres en el trabajo de jóvenes es fundamental aquí. Algunos adolescentes no tendrían permiso de participar en los eventos, si sus padres no estuviesen de acuerdo o si la ida en autobus a solas fuere demasiado peligroso para ellos. Por este motivo es esencial verificar todos los aspectos de seguridad antes de planear cualquier actividad con jóvenes en El Salvador. Es también por esta manera tan protectiva de educar a los jóvenes que para algunos es bastante difícil crear relaciones, salir o hacer cosas de manera espontánea. Como trabajadora social de Austria, donde el trabajo juvenil es muy individual y abierto, esto ha sido una lección muy significativa que tuve que aprender.

Como se pueden imaginar, para las escuelas y colegios la seguridad es un tema aun más grande. Al principio cuando entraba en colegios, me sentía como si estuviese entrando una carcel. Primero tengo que anunciar la visita de antemano por teléfono y debo solicitar permiso. Una vez que llego allá, timbro la puerta en la entrada y espero hasta que aparezca una persona detrás de la puerta preguntando por mi identificación y la razón de visita. Luego puedo entrar por la grande puerta de hierro. El colegio está rodeado de un grueso muro y alambre de púas. Una chica de Apaneca me contó que en su colegio aproximadamente una vez al mes hay presencia policial controlando las mochilas de cada estudiante. Sin embargo dentro del colegio la vida es como en cualquier otro colegio: hay alumnas y alumnos jugando fútbol en sus recreos, niñas y niños charlando y las y los profesores tratando desesperadamente de que no hagan tanto ruido. La buena vida cotidiana de estudiantes.

Redes de Protección

“El conejo está caliente”: Primero pensé que fue una anecdota chistosa cuando mis vecinos me hablaron de esta frase de código que usan dentro de su familia en WhasApp para avisar que hay algo que está pasando en el pueblo y que no deben salir de la casa. Pensándolo bien, es una manera muy ingenia de mantenerse informado entre si y estoy muy agradecida que nos han incluido en su círculo y sistema de alerta. Son las y los mismos vecinos que nos hacen sentir muy seguros aquí. Siempre cuidan nuestra casa también y nos ayudan cuando tenemos preguntas o cuando necesitamos el número de plomeros/as, mécanicas/os o doctoras/es. Siempre hay un primo o una tia confiable que tiene el know-how exacto para ayudarnos.

“No abran la puerta a todo el mundo y tengan cuidado con quien se junten. Asegúrense de que conozcan bien a las personas antes de invitarlas.” Esto es un consejo que hemos escuchado más que una vez. Y siento que es un consejo que viven las personas aquí más que en otros países más seguros. En general las personas tienen más cuidado cuando conocen a otras personas, pero después de estar aquí por seis meses, sé que el hielo se rompe rápidamente y que la gente de El Salvador es increiblemente amable, divertida y querida.

Lisa Hochfellner

Lisa Hochfellner

Lisa Hochfellner is Austrian and has worked as a Technical Advisor for youth and women's work in El Salvador. She lived in the beautiful biosphere reserve Apaneca-Ilamatepec. Due to her advisory activity in a national network of agroecologic farmers, she had the good fortune to get to know other parts of the country as well as their people, beauty and peculiarities. Lisa loves Pupusas (the national dish of El Salvador) to climb volcanoes and to have hummingbirds visiting in her garden.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

apoyado por